Artículo: En busca del bronceado más natural

bronceado natural

Publicado en la Revista Esthetic World

El bronceado de nuestra piel no es más que el proceso natural de pigmentación de la misma. Entre la epidermis y la dermis se sitúa la capa basal o germinativa donde se halla la melanina, sustancia que da color a la piel. La cantidad y distribución de la melanina son los factores causantes de las diferentes pigmentaciones de la piel y de los cabellos y pueden verse modificados por elementos naturales.

Cuando la piel se encuentra expuesta a la radiación solar, en los melanocitos se produce una reacción de defensa contra los rayos UV aumentando la síntesis de la melanina, la cual manifiesta sus efectos sobre la piel a través del conocido “bronceado solar”.

Favorecer el bronceado con la nutrición

Los minerales, en especial el hierro, ayudan a producir hemoglobina y ésta da color a la sangre. Cuando escasea en el organismo nuestra piel adquiere un tono azulado.

Podemos conseguir hierro comiendo carne, legumbres, mariscos y muchos otros alimentos. Por otro lado, el zinc estimula la regeneración celular por lo que ayuda a la piel a recuperarse tras la exposición solar. El zinc se encuentra en las pipas de calabaza, germen de trigo, o levadura de cerveza.

Las grasas, por su parte, también contribuyen a la salud de la piel, dotándola de elasticidad y flexibilidad, produciendo un bronceado más luminoso.

Respecto a las vitaminas, las que aportan más ventajas son la A, la C y la E. La vitamina A estimula la creación de melanina; la E inhibe la formación de radicales libres y previene del envejecimiento; y por último la C combate las arrugas propiciadas por los rayos solares.

Alimentos ricos en vitamina A son: la zanahoria, espinaca, brócoli, col de bruselas, fresa, melón, durazno, pera, naranja, mango, manzana, pescado, leche, queso, mantequilla, hígado y yema de huevo. En Vitamina E, la zanahoria, espinaca, brócoli, espárrago, germen de trigo, aguacate, ciruela, manzana, plátano y frutos secos. Y por último, la Vitamina C en Col de bruselas, pimiento, tomate verde, coliflor, naranja, pomelo, guayaba, fresa, limón, kiwi y melón.

En definitiva, el color de la piel se puede potenciar y mantener gracias al cuidado externo, con cremas y extractos naturales. Pero también desde el interior, vigilando nuestra dieta y ayudándonos de los complementos nutricionales, siempre desde una perspectiva natural.

Además de la cosmética natural hay otras terapias naturales muy útiles para mantener la piel sana, como por ejemplo, la Oligoterapia y Litoterapia.

Estas terapias consisten en el tratamiento y regulación del organismo a través del consumo de minerales y otros elementos inertes de la naturaleza. Así pues, para prevenir, en la medida de lo posible, los efectos del sol sobre la piel, se recomienda el consumo sobre todo de antioxidantes, además de una serie de minerales indispensables:

– Azufre: favorece la pigmentación de la piel.

– Silicio: su carencia produce estrías por pérdida de elasticidad de los tejidos, arrugas y envejecimiento prematuro de la piel.

– Hierro: es un mineral indispensable en la producción de la hemoglobina, gracias a la cual la piel tiene un buen color.

– Zinc: es un nutriente muy importante para la salud de la piel. Participa junto a la vitamina A, en la regeneración del tejido cutáneo, en la síntesis del colágeno y la elastina. Interviene también en componentes importantes del tejido conjuntivo de la piel, encargados de proporcionar elasticidad y tonicidad a la dermis.

Por último, destacar que las vitaminas A, E y C son también necesarias para proteger la salud de la piel en el bronceado.

Todas estas sustancias se pueden consumir como complemento alimenticio en productos preparados por especialistas que se pueden adquirir en farmacias o centros de naturopatía y homeopatía.

No obstante, una buena forma de alimentar la piel es incluir estos nutrientes en la dieta habitual. A continuación se lista una serie de alimentos que contienen las vitaminas y minerales citados para que empieces a cuidar tu piel hoy mismo:

La onagra o Oenothera biennis contiene entre un 15 y un 20% de aceite constituido por ácidos grasos esenciales no saturados, especialmente linoléico (65-80%) y gammalinolénico (8-14%), de gran poder antioxidante y por lo tanto, eficaces en el mantenimiento de la piel, prevención de su envejecimiento y tratamiento de alteraciones dérmicas.

El aceite de borraja, por su parte, se obtiene por presión en frío de la semillas de Borago officinalis y contiene gran cantidad de aceites grasos esenciales como el ácido linoléico (30-40%) y el ácido gammalinolénico (18-25%). Al igual que el aceite de onagra, consumido unos quince días antes de la exposición al sol, actúa como complemento para reforzar la fotoprotección de la piel.

Las fuentes vegetales de pro-vitamina A las encontramos en la calabaza, mandarina, zanahoria, tomate, albaricoques, espinacas, yema de huevo, alga espirulina y la alfalfa germinada. 

La vitamina C mantiene la salud de la piel, activa sus defensas, otorga resistencia a las agresiones, particularmente intensas en verano, e interviene en la síntesis del colágeno, proteína que constituye el tejido cutáneo y le otorga sostén. La col blanca cruda en ensalada, el perejil fresco, el pimiento crudo, los kiwis, fresas y frutas cítricas son excelentes fuentes de vitamina C.

La vitamina E es la vitamina antioxidante por excelencia. Protege y ayuda a mejorar el tejido celular, contrarresta con eficacia el envejecimiento y mejora la circulación sanguínea, un factor determinante para la salud de la piel. El alfatocoferol o vitamina E se encuentra fundamentalmente en aceites vegetales y en el germen de los cereales integrales.

La vitamina E, el selenio y la vitamina A actúan en conjunto, como un grupo de viejos amigos, por esta razón es importante realizar una dieta muy variada que garantice la presencia de todas las vitaminas antioxidantes a la vez. Ejemplos de alimentos ricos en vitamina E son: aceite de oliva y de soja, frutos secos y vegetales de hoja verde entre otros.

Cuidados naturales de uso tópico

Cualquier producto de cosmética que contenga los ingredientes activos mencionados será perfecto para el cuidado de la piel. Hay que tener en cuenta que la piel es la capa que protege nuestro cuerpo del exterior, por lo que toda prevención es poca, y más cuando se va a exponer al sol. Por eso te invitamos a crear tu misma una crema limpiadora de flor de naranjo ideal para preparar la piel antes del sol. Es muy sencilla de elaborar, así que la podrás aplicar fácilmente a tus clientas. Contiente: aceite esencial de la flor del naranjo amargo (Citrus aurantium var. amara), que es útil para provocar la eliminación de células muertas y estimular el crecimiento de otras nuevas; presenta una fragancia penetrante de cítricos, con un matiz cálido y floral.

También se compone de frankincense o “incienso verdadero”. Procede de la gomorresina elaborada por un pequeño árbol originario de Somalia y Etiopía. Tiene una fragancia penetrante, con una fuerte nota de frescura, da firmeza, tonifica, suaviza y estimula el sistema inmunológico.

 

Crema limpiadora de flor de naranjo para pieles secas y normales

2 cucharadas soperas de aceite de soja

2 cucharadas soperas de aceite de almendras

25 g de manteca de cacao

15 g de cera de abeja

2 cucharadas soperas de agua de azahar

5 gotas de aceite esencial de nerolí

3 gotas de aceite esencial frankincense

1- Mezclar y calentar los aceites. Fundir la manteca de cacao y verterla en los aceites. Derretir la cera y añadirla poco a poco a la mezcla anterior.

2- Calentar ligeramente el agua de azahar e incorporarlo a la mezcla anterior aún caliente.

3- Agitar hasta observar que comienza a espesar. Dejar enfriar y añadir los aceites esenciales. Guardarlo en un envase de vidrio opaco y conservar en frigorífico.

Maria Martrat

Directora y profesora de la Escuela Vipassana

Nos interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s